martes, 31 de mayo de 2016

Media Maratón de Santoña

Una carrera nueva, una experiencia nueva. Un día bonito, con buen ambiente en el grupo y con buen tiempo (para algunos mucho calor). Así viví la Media Maratón de Santoña el domingo pasado. Todo genial, excepto el susto que nos dio nuestra compañera Esther que se desvaneció antes de llegar a la meta en el 10k y aún está en el hospital en observación, aunque parece que está totalmente recuperada.

Respecto al plano meramente deportivo de mi carrera, la verdad es que fue un día de sacar buenas enseñanzas sobre mi capacidad de sufrir y correr a ritmos altos (para mí). Después de lo cansado que terminé hace tres semanas tras correr 27 km en la Wings for Life y el viaje a Atenas (con catarro de recuerdo), la verdad es que no me he encontrado muy suelto estas últimas semanas y tampoco he hecho entrenos de calidad. Así que mi intención era correr esta Media como una tirada larga de calidad, pero a ritmo de entrenamiento.
Sin embargo, esta última semana ya me iba encontrando mejor y al haber combinado entrenos a pie, con series en bicicleta y un masaje, el sábado vi que mis piernas ya estaban bastante competitivas y el pulso por las mañana ya era más o menos normal.
Por tanto, el sábado al preparar las cosas para la carrera decidí llevarme las Saucony Kinvara 7, por si me veía bien y podía correr rápido.
Ya en Santoña nos juntamos toda la expedición de los Beer Runners Bilbao (más de 30 participantes -premio al club más numeroso- más los acompañantes que no corrían) y nos preparamos para correr. La mayoría en la prueba de 10 km y algunos el medio maratón.
Yo en la salida ya estaba con ganas. Me veía bien y salí algo rápido. De nuevo (como en Valencia en la Wings for life) el Garmin 235 no me detectó el sensor del pulso del pecho (creo que tenía interferencias de otros), y como el pulso en la muñeca va como quiere (incluso en esta nueva unidad que me han cambiado por la anterior tras enviarlo dos veces al Servicio Técnico), pues me quedé sin referencias del pulso, algo para mí muy importante para regular.
Total que empecé a correr solo por las sensaciones de mi cuerpo y por el ritmo de mi respiración. Vi que iba rápido, pero sentía que podía aguantar.
Pasé el 10k en 46:27, muy rápido para mí, pero decidí seguir a ese ritmo a ver hasta dónde llegaba. En cada avituallamiento bebía agua, y en el km 13 me tomé un gel, por si acaso.
De forma clara veía que iba por encima de mi umbral, pero también notaba que podía aguantar, quizás no hasta el final, pero casi. Así que simplemente seguí corriendo intentando mantener las sensaciones. De vez en cuando aflojaba un poquito para estabilizar la respiración, pero casi casi mantuve el mismo ritmo todo el rato.
Ya hacia el km 18 vi que iba a poder aguantar hasta el final, así que iba a hacer muy buena marca. Durante toda la carrera corrí entre medias de las liebres de 1:35 y 1:40, lo que me daba muchos ánimos. Por fin llegué al último kilómetro. Empecé a hacer cálculos y vi que podía bajar de 1:38, si no reventaba.
Y no lo hice. De hecho afronté los últimos 400 metros a tope y terminé a un ritmo cercano a los 4 min/km, haciendo una entrada triunfal en la meta animado por mis compañeros Beer Runners.
Puño al alto y paré el crono en 1:37:25 (tiempo oficial) mejorando en 5:16 mi MMP de hace dos meses en Santander, a una media de 4:37, corriendo más rápido la segunda mitad de la carrera que la primera. Más satisfecho imposible.
En fin. Que sin querer he corrido muy rápido mucho tiempo. ¿Podría arriesgarme a hacer lo mismo en un Maratón e intentar acercarme a 3:30 -marca mínima para Boston en mi edad- en Berlín el próximo septiembre? No lo sé. Si estoy en forma preparando maratones, puedo arriesgarme a correr rápido una media. Pero un maratón es otra cosas. Igual llego volando hasta el 35 y luego reviento. Podría ser. Pero, ¿y si hiciera la prueba?

video

8 comentarios:

  1. Con 1:37 para 3:30 un poco justito, sobre todo si no llevas una preparación muy "católica". ¿Además probarías en Laredo este domingo? Si fuera así muy seguido de Santoña, yo te diría que paso a paso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería en Berlín en Septiembre. Mi 15. Maratón. Según cómo entrene en verano y cómo me vea ese día. Mi MMP en Maratón es 3:39.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Ah bien. Buen sitio Berlín para batir marcas.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Qué pena habernos quedado sin la información de tu pulso! Es probable que nos hubiese abierto puertas a nuevas estrategias como la de hacer el cambio de ritmo un poco antes de la media maraton de cara a Berlin. esa sería mi propuesta.

    ResponderEliminar
  4. Sí, Joseba. Me dio una rabia de la leche el no tener el pulso. Una pena. Tomaré en cuenta tu propuesta para Berlín. Pero dependerá de si llego bien entrenado como para intentar hacer tiempo, o si al final voy solo a terminar la carrera y disfrutarla ayudando a unos amigos a hacerlo por primera vez. Pero bueno, siempre seguimos aprendiendo.

    ResponderEliminar