viernes, 9 de septiembre de 2016

Consejos para correr por carretera con seguridad

Hace unos días leí la triste noticia de un corredor fallecido al ser atropellado por un coche mientras entrenaba por una carretera. Yo, que aunque ahora soy maratoniano siempre seré ciclista, he pasado muchas horas en la carretera y he adquirido un modo de ir por ella (tanto en bici como corriendo) que me hace ver los peligros y anticiparme a ellos.
Ir en carretera, sea en coche, en bici o como peatón, siempre entraña un riesgo, y hay muchas acciones que podemos tomar para que el riesgo sea el menor posible (ya que el riesgo cero nunca lo conseguiremos).
.Salvo que sea una carrera con tráfico cortado, siempre debemos correr por la parte izquierda de la carretera. Es mucho más seguro (y obligatorio).

En primer lugar, lo ideal cuando salimos a correr es hacerlo por zonas sin tráfico, como parques, zonas peatonales o pistas por el campo o por el monte. Pero no siempre es posible hacerlo, sobre todo si estamos en un pueblo pequeño o si estamos preparando un maratón que no exige hacer tiradas de muchos kilómetros.
En estos casos habrá muchos días que no nos quede más remedio que hacer una buena parte de nuestros entrenamientos por una carretera, así que lo que debemos hacer es usar el sentido común para hacerlos de la forma más segura posible.
He aquí una serie de actitudes que podemos tomar para correr con seguridad en un medio peligroso como es una carretera abierta al tráfico:

- Hay que elegir siempre las carreteras de nuestra zona menos peligrosas, que serán las que tengan menos tráfico, tengan buenas rectas donde controlemos a los coches desde lejos y dispongan de un arcén lo más ancho posible.
- Debemos seguir las normas de circulación, esto es, correr siempre por la parte más a la izquierda de la carretera en nuestro sentido. Siempre se ha dicho eso de "Peatón: en carretera circula por tu izquierda". Y es que es la mejor forma de salvaguardarnos lo mejor posible. Los coches que nos vengan por detrás, que son lo que no vemos, nos pasarán por la otra parte de la carretera (salvo que estén adelantando), mientras que a los que vienen de frente los podremos ver nosotros de lejos y tendremos tiempo, en un caso de apuro, de echarnos a un lado para esquivarlos si vemos que nos van a pasar muy cerca.
- Además de correr por la izquierda, cuando no hay arcén o éste es muy estrecho yo siempre suelo dejar un margen de medio metro o un poco más entre mi trazada y el borde de la carretera. Así, a los coches que vienen de frente les "obligo" a apartarse un poco de mi línea y yo, cuando ya se acercan, me echo un poco a la izquierda con lo que aumento el margen de seguridad entre el coche y yo.
- En las curvas cerradas y en carreteras sin arcén es donde se da la situación más peligrosa, ya que si viene un coche rápido para cuando lo vemos y él nos ve ya estamos a poca distancia. En estos casos antes de la curva suelo abrirme un poco para tener la mayor visión del final de la curva e incluso voy moviendo el brazo derecho hacia afuera, para que un posible coche que venga me vea lo antes posible. Tomo la curva sin apartar la mirada de su final mientras siga siendo peligrosa y en cuanto veo un coche me aparto lo más posible hacia la izquierda. Si puedo, y considero que la curva es muy peligrosa por lo cerrada que es y por el poco arcén que tiene, entonces antes de la curva voy al otro lado de la calzada (si no viene nadie por detrás) y tras tomar la curva vuelvo a la parte izquierda.
- Cuando corramos por carretera es preferible llevar la ropa más llamativa posible. Una camiseta amarilla fosforito es lo más apropiado ya que es lo que mejor se ve en todos los casos.
- Si corremos al amanecer o al anochecer hay que llevar una luz: una linterna o algo así. Además de obligatorio es una medida de sentido común para que nos vean los coches.
- Aunque ir escuchando música nos distraiga mucho en nuestras tiradas largas, no es buena idea llevar auriculares si corremos por donde hay tráfico, puesto que podemos no oír a un coche que viene. Si así y todo preferimos llevarlos que sea a un volumen bajo para no perder el sonido ambiente del tráfico.

No quiero terminar sin comentar también el tema de correr por los carriles-bici que, por suerte, cada vez abunda más en nuestras ciudades.
Un carril-bici, como su nombre indica, es para las bicis. No son para pasear al perro, ni para patinar con los niños, ni para correr por ellos. Son para que los usen los que van en bici.
En Bilbao, donde vivo, veo muchas veces a gente corriendo por un carril bici cuando paralelo al mismo hay un paseo para los peatones incluso más ancho que el carril bici. Puedo entender que se haga esto a ciertas horas en las que hay tanta gente paseando que es difícil correr, pero muchas veces hay gente corriendo por el carril bici cuando el paseo está casi vacío.
Imaginaros la situación: un grupo de ciclistas en un sentido del carril-bici que se va a cruzar con otro grupo en sentido contrario (lo cual ya es peligroso porque los carriles bici suelen ser muy estrechos) y en medio un par de corredores, que para más inri van escuchando música por lo que no oyen los gritos de aviso del grupo de ciclistas que tienen a la espalda. Esto es muy habitual y es una situación de peligro en la que los más perjudicados van a ser los ciclistas en caso de caída.

En resumen. Tened mucho cuidado en las carreteras y respetemos las normas. Todos saldremos ganando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario