domingo, 9 de octubre de 2016

¿Querer es poder? ¿No hay que rendirse nunca?

Hoy en día encontramos por todas partes frases de motivación para runners, tanto para los que empiezan ahora con esta bendita locura que es el deporte, como para los más experimentados maratonianos. “Nunca te rindas”, “Querer es poder” o “Tú pones los límites” son algunas de las más habituales.
Pero, además de la buena intención de animarnos que tienen los que nos las dicen, ¿qué hay de verdad en ellas? Si yo quiero bajar de 3 horas en un maratón, ¿seguro que voy a poder?
Voy a comentar algunas de estas frases que circulan por internet y que las leemos cada dos por tres en cualquier lado mientras medito un poco aquí qué hay detrás de esas frases para los mortales como nosotros, que no somos, ni nunca seremos, como Martín Fiz, ni como Emil Zatopek, ni como Kilian Jornet.


- "Hazte amigo del dolor, y nunca te encontrarás solo". Ken Chlouber. Creador del Ultra Leadville Trail 100, una de las carreras más duras del mundo.

Bien. Está claro que si queremos progresar como deportistas, en muchos entrenamientos y en muchas carreras vamos a sufrir. Si siempre corremos cómodos el cuerpo no experimenta adaptaciones al entrenamiento y no vamos a mejorar como deportistas. Pero, ¿qué pasa con el dolor? ¿Es necesario? Yo creo que no, sobre todo cuando el dolor es un indicio claro de una lesión. No es lo mismo sufrir por el ritmo y por la distancia, que sufrir un dolor físico. Si alguna parte de nuestro cuerpo nos duele mucho al correr, escuchemos al cuerpo y bajemos el ritmo o paremos del todo. Si no, estamos comprando muchos boletos para tener una buena lesión que tardará bastante en curar si no paramos a tiempo.
Así que, con todos mis respetos hacia Ken Chlouber, yo no quiero hacerme amigo del dolor (y además, disfruto mucho estando solo).

- “Es al borde del dolor y el sufrimiento cuando los hombres son separados de los niños”. Emil Zatopek.

Emil Zatopek era un portento de la naturaleza, y un hombre consecuente con sus ideas. En esta frase, atribuida a él, habla también del dolor y del sufrimiento, pero con un detalle importante, habla de estar al borde de ambos. Y aquí sí que estoy de acuerdo con el atleta checo. Ponernos al borde de nuestros límites es lo que nos hará acercarnos a los mismos. Y como bien dice la frase, en esa fina línea se separan los mejores de los demás.

- “Si crees en ti, puedes lograr cualquier cosa.”

No sé de quién es esta frase. Puede que tenga razón. Pero lo importante es tener el conocimiento suficiente de nuestras capacidades para saber hasta dónde podemos llegar y hasta dónde podemos creer en nuestras posibilidades. Ahora, si yo creo hasta el infinito en mí mismo, ¿de verdad que podré lograr cualquier cosa? Repito, ¿cualquier cosa?

- “Si realmente crees que puedes, no hay nada imposible.”

La misma frase dicha de otra forma. Imposible es una palabra que significa “que no se puede”, repito, significa “que no se puede”. Por mucho que yo crea que puedo batir el record del mundo de Maratón, no voy a poder lograrlo, está claro. Simplemente, como se suele decir, hay cosas que no se pueden lograr y además son imposibles. No nos engañemos.

- “¿Cuál es mi secreto? Una dieta que se llama ‘Levántate y entrena todos los días’.”

No sé dónde leí esta frase. Puede que tenga razón. La gente que consigue sus metas es, generalmente, muy disciplinada y se esfuerza al máximo.

- “Si has llegado hasta aquí podrás llegar a donde quieras.”

¿Seguro? ¿A donde quiera? Permitidme que lo dude en muchos casos. Está bien animar a la gente, pero creernos falsas expectativas solo conduce a frustraciones.

- “Los límites no están en tu cuerpo, están en tu mente.”

Ésta es de las frases más tontas que conozco. Está claro que si estoy motivado al 100% rendiré al 100%, o incluso un poco más, y hasta superaré un poco mis límites. Pero nuestro cuerpo nos pone un límite marcado, sobre todo (y hablando de deporte), por la genética. Un corredor lento por mucho que entrene correctamente nunca va a ganar a un corredor rápido que entrene también correctamente. En ciclismo siempre se ha dicho que de un burro no puedes sacar un caballo de carreras. Y, sintiéndolo mucho, en el deporte los mejores no son solo los que mejor y más entrenan, sino los que más capacidades físicas tienen y saben cómo desarrollarlas. Si no, las carreras las ganaría el que más y mejor entrena. Pero eso no es así. Los que están siempre cerca de las victorias y los récords entrenan igual de duro que los que se llevan las medallas. Sencillamente, los que ganan son mejores. Aceptémoslo.

- “Eres de otra casta. Eres maratoniano.”

A los maratonianos nos gusta mucho esta frase. También los ciclistas decimos que estamos hechos de otra pasta. Es cierto que hay deportes en los que llevamos más tiempo el cuerpo al límite y tonteamos a menudo con la épica del sufrimiento. Pero, siendo sinceros, no todos los maratonianos aguantan lo mismo, ni en el deporte ni en la vida. Eso sí, correr maratones nos ayuda mucho a saber soportar las adversidades que tiene la vida.

- “Hasta el más tonto corre maratones. Mantra para no fliparme más de la cuenta.”

Frase que no sé dónde la leí, pero que es un buen contrapunto a la frase anterior. A veces pensamos que por correr maratones somos la leche, pero si somos sinceros, habiendo tantas miles de personas que corremos maratones todos los años, lo lógico es que el porcentaje de gente idiota, miserable, impresentable, maleducada, maravillosa, ejemplar, inteligente, etc. sea más o menos el mismo que encontramos en la población en general. No somos especiales.


- “El correr es mi fuente de juventud, mi elixir de vida. Me mantendré eternamente joven.”

Está claro que el deporte ayuda a mantener nuestro cuerpo con salud durante muchos años. Hacer deporte habitualmente es fundamental para llegar a nuestra vejez en buen estado. Pero yo ahora que ya tengo 53 años, por mucho que esté “estupendo para mi edad”, como se suele decir cuando ya empiezas a tener una cierta edad, ya noto que el cuerpo no es el mismo que cuando tenía 30 años. Lo del “forever young” queda muy bonito en las canciones, pero, amigos, la vida pasa para todos, por mucho que nos fastidie.

- “Todo suma.”

Esta frase, dicha muy a menudo sobre los entrenamientos y las carreras que corremos, es una de las mayores estupideces que oigo y una de las fuentes de lesiones y sobreentrenamiento más habitual.
Si un día estamos muy cansados, o tenemos una sobrecarga que puede dar lugar a una lesión, lo más inteligente es no correr ese día, o correr muy suave unos pocos minutos. Y si no estamos entrenados no es buena idea correr una carrera, en la que seguramente vamos a ir más forzados de lo que debiéramos. Hay entrenamientos que en vez de entrenarnos nos generan una fatiga perniciosa. No todos los kilómetros suman. Si no los hacemos bien y no los combinamos con el descanso hay kilómetros que restan. No todo es correr y correr.

- “Nunca te rindas.”

¿Seguro? Yo más bien diría que no te rindas sin intentarlo, pero a veces la realidad se nos impone y abandonar una carrera es la opción más inteligente para nuestra salud. Aquí me gusta mucho la actitud de los alpinistas, sobre todo de los himalayistas. ¿Cuántas veces se retiran de una montaña cuando parece que la tienen al alcance de la mano porque saben que si siguen subiendo ponen en riesgo su vida? A veces hay que tener una buena cabeza para saber que una retirada a tiempo es una victoria. Rendirse no es fracasar.

- “¿Por qué debería practicar corriendo lento? Yo ya sé cómo correr lento. Quiero aprender a correr rápido”, Emil Zatopek.

Otra frase genial de Zatopek, pero que no la podemos aplicar para la mayoría de corredores. Cualquier entrenador nos hará ver la importancia de los entrenamientos “lentos”. No todo es hacer series o correr carreras en busca de nuestra mejor marca. Gran parte de los kilómetros que hace un maratoniano de elite son a un ritmo moderado para sus capacidades.

- “Sin correr no hay impacto. Sin impacto no hay dolor. Sin dolor no hay placer.”

Y dale con el dolor. Que no, que correr no debe doler. Y salvo que seas masoquista el dolor no genera placer.

- "Cada mañana, en África, una gacela se despierta; sabe que deberá correr más rápido que el león, o éste la matará. Cada mañana en África, un león se despierta; sabe que deberá correr más rápido que la gacela, o morirá de hambre. Cada mañana, cuando sale el sol, no importa si eres un león o una gacela, mejor será que te pongas a correr.”

Frase muy bonita que supuestamente es un dicho africano. La relaciono con lo de que “todo suma”. Correr todos los días no es lo mejor para los corredores populares. Hay que dejar días para el descanso, sin correr.
Y ya puestos, si analizamos la frase, los que no solo nos echamos siestas con los documentales de la 2, sino que también los vemos, sabemos que los leones se pasan la mayor parte del día tumbados y durmiendo haciendo la digestión de las comilonas que se pegan, y solo corren para cazar de vez en cuando, no todos los días. Y las gacelas, como herbívoros que son, la mayor parte del tiempo lo pasan pastando y digiriendo la hierba que comen. Así que, podríamos cambiar la frase y decir que no importa si eres león o gacela, cuando salga el sol lo mejor es que estés descansando y haciendo la digestión.

Bueno. Espero que os hayan gustado mis reflexiones.

1 comentario:

  1. I agree with your assessment of motivational phrases. When you throw out the often illogical, unrealistic, and at times detrimental, “truisms” it reduces motivation to the basics. Wanting to do something inspires you to try. Listening to your body and reacting appropriately makes you able to keep trying. Realizing that wanting to do something doesn't make it an attainable goal if it's beyond your physical capabilities keeps you grounded in reality which makes you a much happier person. But you are different because you went out and tried. And as long as you keep trying you will remain young forever, at least in spirit.

    ResponderEliminar